La valoración

Califico mi experiencia personal  de 1 a 5 en cuanto a comida, servicio, a mbiente  y relación costo/beneficio 

Pan con pan, comida de sabios

Callao Sanguchería

El Retiro

Carrera 13A # 78 - 59

Local de sánduches
 

Puntuación: 4,4


Precio promedio por persona: 20 mil pesos
 

Detrás del centro comercial Atlantis han empezado a emerger ofertas gastronómicas interesantes y novedosas. Una de ellas es Callao, un pequeño y ajetreado local que sirve comida callejera del Perú.

 

Iniciamos con un Ceviche Clásico (16.500), preparación que poco se encuentra en Bogotá. La tilapia se sentía suave y la mezcla de distintas texturas era muy agradable: nos gustó mucho el contraste entre el maíz fresco y la cancha serrana, como también el del camote glaseado y en puré. El ají rocoto que viene encima puede revolverse con la leche de tigre para darle una pizca picante al plato: ¡increíble!

 


Quisimos probar la famosa chicha morada (3.500): estaba muy refrescante y tenía un sabor ácido e intenso. También pedimos una Inca Kola (7.000) que es más o menos la Colombiana Postobón de allá, muy agradable.

 

 

De fuertes, por supuesto, probamos los sánguches. Debo decir que el pan roseta, a pesar de que es el que típicamente se usa para esta comida, no me mata: es seco y muy compacto.

Yo pedí el tradicional sánguche de Chicharrón (14.500): la costillita de cerdo al confit tenía un rico saborcito herbal y, aunque se desmenuzaba fácil, era crocante. El camote frito me pareció fabuloso, aportaba dulzor y textura. Lamentablemente, la carne tenía unos cuantos tendones y eso no me agradó para nada.

 

 

El de C fue de Asado de res (13.500). La carne era blanda y tenía un dejo agridulce, pues es cocinada lentamente junto con una base de vino, tomate y especias. La cebolla caramelizada y el queso eran el remate perfecto: todo en esta preparación está bien logrado. 


Acompañamos con unas 
Papas amarillas nativas (3.500) absolutamente sabrosas, gruesas y crujientes: probablemente son unas de mis favoritas. Además, las salsas hechas en casa son para morirse, sobretodo la de huancaína y la de ají de rocoto.

 

Callao tiene un tipo de comida que aún no conocemos mucho pero que vale la pena degustar. Los precios me parecen un acierto, sobretodo porque las porciones son excelentes. 

 

Calificaciones de los otros comensales

CC 4,5

 

Please reload