La valoración

Califico mi experiencia personal  de 1 a 5 en cuanto a comida, servicio, a mbiente  y relación costo/beneficio 

No me toreen

La Puerta de Alcalá

Usaquén

Calle 118 # 5 - 13

Comida española
 

La sazón: 3,6

La atención: 3,5

La ambientación: 3

La relación costo/beneficio: 3
 

Precio promedio por persona: 40 - 50 mil
 

Algunos de mis nietos me llamaron la atención por mi descuido hacia la cocina española; a decir verdad, no conozco muchos restaurantes de este tipo de comida (así que me avisan si conocen alguno). El caso es que tenía un descuento en Tasca la Puerta de Alcalá y reservé para cenar. Es un lugar oscuro y está ciertamente descuidado: tiene pinta de haber sido hermoso unos diez años atrás.

 

El mesero, un joven servicial y sonriente, nos sugirió pedir varias tapas para compartir. Empezamos por la Tapa Puerta de Alcalá (15.900) que aborrecí: los camarones estaban de buen sabor y consistencia, pero el plato estaba frío, tenía mucho líquido y se sentía grasoso. También pedimos unas aceitunas (12.900), que estaban muy bien y unos boquerones (14.000) deliciosos y aciditos.

 

 

Mis queridas amigas acompañaron su comida con una botella de Benjamin Chardonnay* (56.000) y yo de un vaso de sangría blanca (11.500): frutal y fuerte, pero bastante al clima para mi gusto. Continuamos el tapeo con la Tabla Serrano (32.900): el queso manchego era balanceado, compacto y no muy fuerte; el salami estaba regular, delgado y de poco sabor; el jamón serrano saladito y robusto, perfecto, y el chorizo tenía un toque picante muy grato. Uno de mis favoritos fue el Cochifrito (28.900), tierno por dentro y crocante por fuera, aunque tenía una gran capa de grasa que, a esta edad, ya no debería hacer parte de mi menú.

 

Luego pedimos una Tapa de paella de mar (15.900) con muy buena sazón: el pulpo y el camarón era muy carnosos y el arroz sueltico pero cremoso. Al final, decidimos probar también la Tortilla española con chorizo (15.900) y ¡ qué mala decisión! Cuando llegó, el huevo todavía estaba crudísimo, el líquido escurría. El mesero nos dijo que iba pedir que la calentaran un poco más y, no les miento, se demoraron unos veinte minutos. Cuando llegó, estaba helada, incomible y, encima, la papa estaba completamente cruda y dura.

 

Lee también Bruto: Destronar al César

E cumplía años, así que preguntamos si podían brindarnos un postre: asintieron y trajeron un brownie de paquete con un soso helado (espero que no sea el mismo que ofrecen en la carta a 10.500). Recuerdo haber llegado con mucha sed al restaurante y haber solicitado un vaso de agua, y repetir mi pedido múltiples veces: el agua llegó casi al tiempo que la cuenta.

 

 

Miren, yo no sé, he visto los ratings de este restaurante y son favorables: supongo que me tocará volver a ver si fue solo impresión mía. Pero en mi experiencia creo que, a pesar de la amabilidad de los meseros, Tasca La Puerta de Alcalá se queda muy atrás: el servicio es demorado, los platos llegan a temperaturas deficientes y las mejores tapas fueron aquellas que no necesitan preparación alguna. El sitio es incómodo y costoso para lo que me ofrecieron.

 

Calificaciones de los otros comensales

 

E: 3,2

C: 3

 

Please reload