La valoración

Califico mi experiencia personal  de 1 a 5 en cuanto a comida, servicio, a mbiente  y relación costo/beneficio 

Se dice el milagro y el santo también

Anticuario San Lorenzo

Centro Internacional 

Cra. 13 # 28 A - 21 (piso 4)

Comida mexicana
 

La sazón: 4,5

La atención: 4,5

La ambientación: 4,7

La relación costo/beneficio: 4
 

Precio promedio por persona: 30 mil
 

 

Sé que las viejecitas, muchas veces, podemos ser rígidas e inflexibles, así que mi meta para lo que queda del año es alejarme de mis zonas de confort e ir a lugares que no hubiera pensado antes. En este caso, eso significó conocer mi primer restaurante mexicano de la ciudad.
 

San Lorenzo lleva unos veinte años abierto y está ubicado en lo que antaño —por ahí en el 70, cuando yo lucía joven y hermosa— era la fábrica de Bavaria. Cómo ha cambiado el panorama desde entonces, cada vez hay más gente, más movimiento y, por supuesto, más restaurantes. Pero San Lorenzo no se ha dejado intimidar: fui un viernes a la una de la tarde y no le cabía un alma más.
 

 

La vitalidad del pequeño sitio se siente desde la entrada: las personas hablan y ríen enérgicamente, los diligentes meseros van de un lugar a otro, todo esto acompañado de música mexicana. El lugar está bastante decorado pero sin caer en el exceso: tiene ventanas y mesas coloridas, estatuas de santos y algunos adornos tradicionales en las paredes y el techo.

La cortesía me pareció fabulosa: unos nachos crocanticos con pico de gallo, una salsa verde fresca y herbal, y una salsa roja que fue mi favorita pues tenía un fuerte sabor a tomate y mucha textura, además del increíble toque picantito. 

 

Ya nos conocen a C y a mí: obviamente empezamos con unos coctelitos. Como estábamos en actitud mexicana, escogimos el Margarita Limón (17.800) que era ácido, suave, refrescante un gran comienzo para un día caluroso, y el Margarita Tamarindo Chile (17.800) que tenía un sabor más ahumado y salado, pero me fascinó; de hecho, lo encontré muy parecido a un margarita de tamarindo que me tomé en el aeropuerto​ del D.F. una vez.

 

Iniciamos con una Orden de plátano macho tajado (8.500) que no sabíamos que era, pero resultó siendo plátano maduro bien cocinado, asado, suave y no muy dulce. La combinación con el guacamole, la canela y el chile logran un excelente equilibrio ¡cuidado con el picante para mis nietecitos poco entrenados!. También probamos las Empanadas mexicanas de carne desmechada y cebolla (3 unidades, 10.400) de masa gruesa, crocante y relleno robusto.

 

 

Antes de pedir los platos fuertes notamos que el lugar estaba mucho más movido que antes y no entendíamos bien la razón. Minutos después, ¡MARIACHIS! Yo no sé ustedes, pero a mí me encantan y todo el mundo se emocionó muchísimo, fue un momento muy alegre y divertido. Después de unas siete canciones, le cantaron Feliz cumpleaños a aproximadamente diez personas: al parecer, la gente va mucho a San Lorenzo para celebrar.

Lee también Gringo Cantina: Para todo mal, mezcal... para todo bien, también

 

 

De fuerte, C pidió el Taco Bistec Encebollado (21.500): la carne estaba bien asada, jugosa, blanda, y tenía un sabor muy particular que no sé muy bien cómo describir juro que jamás había sentido un sabor así en mi boca: venía con una pasta de frijol refrito consistente, seca y de muy buen sabor, guacamole y tomate, encima de tortillitas de maíz para armar los tacos. Aunque el arroz mexicano me pareció insípido, le agregaba una textura agradable a la preparación y, de todas maneras, me parece un gran plato por su mezcla de sabores y generosa porción.

 

Como era mi día de riesgos, me aventuré a pedir pechuga de pollo cosa que nunca hago, el Pollo con mole de cacahuete (23.200), y me salió bastante bien. El arroz era, de nuevo, algo insulzo, pero la carne estaba absolutamente jugosa y sabía sutilmente parrilla, asimismo, la grumosa salsa tenía un sabor muy auténtico entre tomate y maní que iba perfecto con el pollo.

 

San Lorenzo es uno de los restaurantes más vivaces y dinámicos que conozco en la ciudad, me encanta también que todavía existan estos sitios tradicionales que no se dejan apabullar por las nuevas propuestas. Desde que fui quedé, indudablemente, seducida por la comida mexicana.

 

 

Calificaciones de los otros comensales

C: 4,7

 

Tips viejecitos

  • Todos los platos con carne se pueden pedir vegetarianos, hablen con sus meseros para ver cómo cambian los ingredientes.

  • Si quieren ir un viernes a almorzar y ver a los mariachis, reserven antes.

  • ¿Malos para el picante? Hablen con su camarero para ajustar el nivel, no les dé pena.

     

     

Please reload